Un Gran Monte
El blog personal de Un Gran Monte

—EL AMOR A LA NATURALEZA, LOS ANIMALES, ETC.—

El amor a la naturaleza, los animales, etc.

A 11 de julio de 2013.

Hola hijos míos.

Imagen500

Observo en estos tiempos, el gran amor y fuerte pasión que existe en muchísimos seres humanos por la naturaleza, las plantas, arboles, hermosos paisajes, animales, etc. Y sin embargo también noto y observo con gran desilusión, un gran desprecio de los seres humanos por sus semejantes. ¡Esto se llama también odio, rencor, venganza, discriminación, etc., que lleva a la humanidad a fomentar el desamor, a fomentar las relaciones de conveniencia egoísta, y deseada fogosidad de frías serpientes!

 

Pero sobre todo la falta de verdadero amor conduce a la humanidad hacia el desprecio de la vida de sus semejantes, por lo que el asesinato, el homicidio, el suicidio, el robo, la mentira, la fornicación, etc., se ha convertido en algo tan normal y habitual en nuestros medios de comunicaciones, que si nos faltara de nuestras radios, televisores, Internet, etc., entraríamos en una fase de mono adictivo muy peligroso. Puesto que, tal vez si nos faltase toda esta violencia, agresividad, asesinatos, homicidios, robos, mentiras, fornicaciones, etc., tal vez hasta nos marchasen las ganas de comer, y quizás entráramos en un estado de fatigosa depresión. Tal podría ser el resultado de ayunar tanta maldad institucionalizada y mediatizada. Y muchos todavía se preguntan si, ¿Dios existe? Y yo os pregunto. ¿Que son y para qué sirven los Mandamientos de la Ley de Dios y amarás a tus semejantes como a ti mismo? ¡Tan solo por esto, Dios existe y es un sentimiento y una emoción más racionalmente evolucionada y perfeccionada, y que puede, y debe, formar parte de la verdadera realidad, y no tan solo, de ensueños y utopías, imaginaciones, alucinaciones, quimeras, ilusiones, fantasías, ideales, etc., aunque muchas veces cuando nos falta fe en nosotros mismos y en nuestros semejantes, podamos echar mano de esta muletas para sentir muchas veces que estamos vivos y tenemos necesidad de vivir dignamente, o al menos desear vivir dignamente! ¡Porque os aseguro que Dios realmente existe, pero si manifiestamente la mayoría de la humanidad esta incapacitada para saber o sentir lo que es el verdadero amor! ¿Cómo va a estar capacitada para saber o sentir a Dios? Puesto que para saber o sentir que Dios existe, se necesita tener desarrollados estos sentidos espirituales que son capaces de percibirlo, sentirlo, verlo, oírlo, etc. Y que no tengáis estos sentidos espirituales desarrollados, no quiere decir que no existan. Sino que necesitáis más tiempo para evolutivamente desarrollarlos. Por eso a muchos se les ha dicho a través de las Sagradas Escrituras que tan solo serían salvos por la fe. ¿Entendéis ahora el por qué?

 

Desde luego que es bueno admirar amorosamente a la naturaleza, porque es obra de Dios. Una buena obra de Dios. Pero este amor, no debe ser más que un pequeño destello de nuestro amor, del amor, que tenemos que sentir por nuestros semejantes.

 

Os aseguro que, tan claro como el cielo azul y la noche estrellada, que, yo siempre fui un amoroso admirador de la naturaleza, y me tengo pasado muchísimo tiempo observándolo todo, y os aseguro que descubrí más enseñanza en la sabiduría que Dios había puesto y ocultado en la naturaleza, que de mis semejantes, hasta que se terminaron de desarrollar en mi interior mis sentidos espirituales, por medio de los cuales, podía saber y sentir, y comprender, todo el mundo emocional y sentimental, de que estaban compuestos mis semejantes, tanto los que me rodeaban, como los demás.

 

Por lo que, aunque al sentimiento que se puede sentir por la naturaleza le llamemos amor, en realidad, en la realidad más inteligentemente perfeccionada y evolucionada, esto se puede quedar en sentimientos elevados de apasionada admiración. Porque el amor, el verdadero amor, tan solo se puede sentir por nuestros semejantes y por Dios. El grave problema es cuando una gran cantidad de seres humanos no tienen desarrollada la capacidad para sentir amor por sus semejantes, aunque a sus ardorosas pasiones les llame amar. Por eso cuando siente también este tipo de pasiones por la naturaleza, los animales, etc., les llama también amor, porque precisamente estos seres humanos no están capacitados para sentir lo que es el verdadero amor. Y debido a esta grave incapacitación, y gran invalidez emocional y sentimental, les resulta tan difícil comprender, y saber, lo que es, “Amar a tus semejantes como a ti mismo”

 

 

Respuesta a los que llaman amor al sentimiento donde se muestran a dos perros medio abrazados cariñosamente:

 

A lo que digo irónicamente:

Sí. Ese debe ser verdadero amor, sobre todo cuando se les ponga un solo comedero y tengan mucha hambre. Entonces comprenderéis que ese amor es igual que vuestro amor. De ahí que vosotros llaméis amor a estas manifestaciones superficiales de apego cariñoso.

(Cristo Maestro Andar).

 

Respuesta a esta ensoñadora, tierna y bonita reflexión que me enviaron por Internet:

“¿Qué pasa cuando se abrazan el amor y la muerte? ¿Se muere el amor? ¿O se enamora la muerte? Tal vez la muerte moriría enamorada y el amor amaría hasta la muerte”.

 

Y yo en verdad os digo que:

El verdadero amor jamás se abrazará a la muerte.

Amar a la muerte, es el fracaso de la vida.

Y la vida fracasa cuando no descubre, ni desarrolla, ni hace fructificar el amor.

La muerte nunca muere y el amor no conoce la muerte, porque el amor es eterno.

(Cristo Maestro Andar)

 

¡Acudid a la llamada de vuestro pastor, levantaos ovejas mías!

 

¡Acudid a la llamada de vuestro Padre, despertad y levantaos hijos míos!

 

¡ACUDID A LA LLAMADA DEL DIOS DEL CIELO!

 

¡Manifestaros por la justicia social, por la igualdad social y económica, por la paz, por el amor, por la libertad y por vuestra felicidad, todos los domingos a las 13 horas por toda la Tierra! ¡Así se conocerán mis ovejas, mis hijos, mis santos, así se conocerán mis ángeles, así os reconoceré, y, así, sabré que me reconocéis, y, que, no os avergonzáis de mí, pues quien se avergüenza de mí, se avergüenza del bien, y, se avergüenza de todo lo que está Escrito en las Sagradas Escrituras, y, además se avergüenza de llevar parte de mi genética Divina, y, además es cómplice del mal que domina este mundo!

 

¡POR UN SOLO PAÍS, EL MUNDO! ¡POR UNA SOLA BANDERA! ¡POR UN SOLO IDIOMA! ¡POR UN SOLO DIOS!

 

Mandar a todo medio de comunicación, organismos, ONU, políticos, religiosos, iglesias, ONG, sindicatos, Internet, etc., nacionales e internacionales (Traducir a otros idiomas)

 

(Más información en: cristo.webblog.es, ungranmonte.wordpress.com, ungranmonte.blogia.com, ungranmonte.blogspot.com)

Anuncios