Un Gran Monte
El blog personal de Un Gran Monte

—SOBRE LAS ONG—

SOBRE LAS ONG.

A 20 de septiembre de 2014.

 

Me alegro grandemente de que ya (Supuestamente) hayáis solucionado los problemas de Estabilidad y desarrollo de Libia.

 Imagen496

Ahora que ya habéis demostrado que tenéis el poder y la sabiduría, para resolver los problemas sociales de Libia, aprovechar vuestro supuesto impulso y poderío, para también resolver los problemas sociales españoles, portugueses, franceses, italianos, palestinos, israelíes, chinos, indios, coreanos, rusos, africanos, americanos, árabes, cristianos, musulmanes, religiosos, ateos, machistas, feministas, ricos, pobres, justicias, injusticias, etc.

 

Supongo que debido a vuestras supuestas sabidurías ya sabréis a estas alturas, que, la mayoría de las ONGs., por no decir todas, están mandadas, dirigidas y organizadas, en su cúspide, por los mismos que organizan las políticas, las economías, modelos sociales y religiosos, etc.,  y planean los comercios de drogas, armas, de productos básicos y necesarios para llevar una supuesta vida digna en cuanto a mantener unos cuerpos físicos más o menos saneados, pero de espíritus y mentes enfermas. Y, son los mismos que mueven los hilos de las discriminaciones, racismos, y toda clase de injusticias sociales. Y son los mismos que deciden donde se deben y en que parte del mundo se ha de contaminar, contagiar, con epidemias, pandemias, infecciones, etc., para desbastar a una parte de la humanidad, como por ejemplo el Ébola, SIDA, hepatitis, canceres, radiaciones mortales en los hospitales, campañas para eliminar a ciertos colectivos sociales que ya han dejado de ser productivos (Tercera edad, jubilados, sin techo, parados, pobres, etc.) Y, también, los poderosos que manejan y manipulan a los que están en la cúspide de las ONGs, son los que organizan las conferencias de paz, de justicia, de solidaridad, de caridad, para luego, desde las oscuras sombras de sus almas y despachos, y después de recoger todos los premios, glorias, méritos, y regalos que reconfortan sus bajos instintos, etc., organizar y planear, nuevos conflictos, guerras, enfrentamientos, pobrezas, miserias, discriminaciones, nacionalismos, diferencias humanas y diferencias inhumanas, para desestabilizar y confrontar, a todo tipo de colectivos sociales entre sí, entre regiones, naciones, países, para que su mundo imperfecto siga funcionando como a ellos les hace sentirse superiores, mejores, santos, buenos y casi perfectos, en su hipócrita humildad, y, repartiendo con su santa caridad, algunas migajas de todo lo que han robado, expoliado, explotado, y, pisoteado y bien amasado, con el estiércol pegajoso que arrastran bajo sus santos pies religiosos o ateos. ¿A quién creéis que engañáis? ¡La verdad es que engañáis a muchos, a miles y a millones! ¡Pero sobre todo engañáis a todos los que desesperadamente necesitan ser engañados, y a esos que son como vosotros, y necesitan vivir en vuestro mundo perfecto en injusticias y corrupción, donde políticos, religiosos, ateos, ricos y pobres, no pueden concebir un mundo que sea diferente al cual estáis acostumbrados por tradiciones sanguinarias, bestiales, tradiciones crueles, tradiciones morbosas, tradiciones sádicas, etc., para gustar del sabor picante oculto que condimenta lo más íntimo de vuestros corazones con calamidades, sufrimientos, egoísmos, padecimientos, angustias, propias y ajenas, sin las cuales os sería imposible vivir y concebir la existencia del ser humano, aunque en las fachadas de vuestros luminosos anuncios que son vuestros cuerpos y caras, aparentéis, simuléis y finjáis, luchar por un mundo más justo y perfecto! ¡Todo esto es lo que os une! ¡Y todas estas diferencias son las que os igualan! ¡Y todas estas diferencias son las que os hacen particularmente iguales! ¡Y, así es como concebís y parís, y dais a luz a la realidad cotidiana,  mujeres y hombres, a todos nuestros segundos de la existencia rutinaria! ¿Qué sería de vosotros si os faltase todo esto? ¿Cómo os manifestaríais y os sentiríais, si de pronto os cortaran el suministro oculto, de lo gustosamente morboso, sádico, cruel, angustioso, y del condimento sabrosón sanguinario? ¡La verdad, la verdadera realidad, es que si os faltasen estos sabores y condimentos ocultos de vuestras personalidades, os sentiríais padeciendo un mono drogodependiente incapaz de soportar, por eso os negáis conscientemente a cambiar, y os asusta terroríficamente pensar siquiera en construir un mundo de justicia, de paz, un mundo de amor y de felicidad, como el que Dios, nuestro verdadero Dios, nos promete si cumplimos sus simples y sencillos, Mandamientos de su Ley, los cuales, disfrazamos con caridad, con piedad, compasión, y los maquillamos de secretismo y ocultismo, dándonos a entender a los borregos y humildes de la Tierra, que lo que Dios Promete y Manda para el Hombre, es lo que vosotros predicáis y prometéis, con vuestras simuladas santidades, caridades, compasiones y piedades, que tan solo competen a Uno, a Dios! ¡Más vosotros aunque finjáis santidad y buenismo, arrogándoos soberbiamente en vuestros corazones el lugar que tiene que ocupar solo Dios, hacéis y deshacéis en nombre de Dios, lo que a vosotros os apetece y os conviene egoístamente, pero, como vuestros millones de seguidores, legiones de males, son vuestros semejantes y creados a vuestra imagen y semejanza, también es lo que gustan y saborean, y disfrutan, así construís cada segundo de nuestras realidades cotidianas! ¡Porque nadie del mundo, y de ningún mundo o universo, ni planeta, ni galaxia, nos gobierna, nos dirige, nos condiciona, nos obliga, sino nadie más que los seres humanos! ¡Por eso, Dios nos concedió el libre albedrío! ¡Más Dios cuando nos hizo libres para decidir personalmente y colectivamente, sobre nuestros destinos, NOS avisó, NOS advirtió de que también seríamos responsables de nuestras conductas, actos, circunstancias, y alteraciones del orden universales básicos, que rigen todos los mundos y dimensiones inteligentes y espiritualmente racionales, y, así, como en nuestro mundo existen responsabilidades por nuestras conductas humanas, también a nivel universal, existen unas responsabilidades básicas sobre las cuales hay que responder y hacerse responsables, sobre nuestras conductas personales y colectivas, y, sobre las cuales Dios, nos advierte, y nos aconseja no transgredir, para no ser condenados, al igual que a aquí en la Tierra, los más importantes y poderosos delincuentes, encarcelan, persiguen, juzgan y condenan a otros delincuentes, o, a ciertos delincuentes, o supuestos delincuentes muchas veces por llevarles la contraria, o denunciar que lo que están haciendo, no es lo que Dios nos dice, y orienta, y manda, como verdadero y único Juez, para que no seamos juzgados en cuerpo, alma y espíritu, según las verdaderas Leyes Universales, que son las únicas válidas que garantizan la vida eterna, o que garantizan también, la verdadera muerte de nuestros diferentes cuerpos sutiles del alma y la verdadera muerte de nuestra única personalidad espiritual!

Cristo Maestro Andar (“ungranmonte.blogspot.com”).

NOTA: Y, NO os olvidéis de lo que tanto os tengo dicho sobre las ONGs., y que es, que la mayoría del dinero que recaudan estas, no va a parar  a los fines que tanto predican, y que tanta publicidad lastimera o con que nos atemorizan, y con la que tanto nos bombardean, en sus medios de comunicaciones. Si no que, la mayoría de estos dineros los invierten en su mayoría en sus campañas bélicas de ocupación, destrucción muerte, persecución de los supuestos terroristas que ellos mismos fomentan, crean y financian, directamente o indirectamente, torturas, y rapiña de los recursos de esos países, imposición y adoctrinamiento en  las democracias corruptas, feministas, homosexuales, injustas, explotadoras de sus semejantes, etc., y, fijaos bien que digo, la mayoría de los dineros, porque algunas mijagas de estos, sirven para hacerse los buenos, que, simulando con todo su amor curar o ayudar a los pobres, enfermos, etc., lo que están es haciendo o colaborando, a expandir sus males e injusticias, para que estos negocios de las ONGs., les sigan siendo muy rentables, y propiciando, y prolongando así sus bien maliciosos y bien planeados oscuros intereses.

Anuncios