Un Gran Monte
El blog personal de Un Gran Monte

-LOS FANATISMOS RELIGIOSOS Y MAFIOSOS-

LOS FANATISMOS RELIGIOSOS Y MAFIOSOS.

A 26 de junio de 2015.

 

Los católicos tienen mucho que ver con Dios, tanto como tenían que ver los habitantes de Sodoma y Gomorra. Vivís en un cuento fantástico de ilusiones donde el trapicheo de emociones y sentimientos,  hacia todo lo que sea contrario a cumplir con los Mandamientos de la Ley de Dios, son uno de tantos entre los variados negocios y uno de los más importantes de esta poderosa y peligrosa mafia santa. Mafia santa en adoración a sus santos, imágenes, figuras, etc., donde el estandarte mas fabuloso que suele colgar de ellos en sus verbenas y fiestas, es el adorado símbolo más importante del satanismo, como es el dinero. ¡Puesto que el dinero es el dios más importante de católicos y demás satánicos de este mundo! ¡Y, Jesucristo para salvar nuestras vidas, NO nos mandaba a buscar el dinero de este mundo, si no, que dijo que: buscáramos primeramente el reino de Dios y su Justicia, y que todo lo DEMÁS se nos daría por añadidura! ¿Qué quiere esto decir? ¿Acaso, quizás y tal vez, que en el reino de Dios NO existe el dinero, NI con dinero se compran o venden las necesidades básicas, etc.? ¿Empezáis vosotros que sois más listos e inteligentes que yo, a ver, o a siquiera imaginar entonces, cómo es el reino de Dios y su Justicia? ¡Yo sé que empezáis a saber, lo que realmente ES el reino de Dios y su Justicia, porque yo NO soy, NI me siento más listo o inteligente que vosotros, sino mas sincero y humilde, para aceptar y reconocer, que estuve casi toda mi vida equivocado y haciendo todo lo contrario de lo que Dios Manda!

 

Yo casi toda mi vida he sido católico y ahora no lo soy. Me hice musulmán porque Dios así lo quiso, y, porque Muhammad también era un Mensajero de Dios. Pero más que nada Dios quiso que me hiciera musulmán, para que supiese y viviese desde dentro y con los demás musulmanes, esta gran religión. ¿Qué motivos tenía Dios para haberme conducido hasta el Islam? ¡Para hacerme ver, oír, saber y comprender, que las únicas diferencias que existen entre las religiones, son sus oraciones, sus cultos, sus rituales, etc.! ¡Pero su comportamiento social, en la práctica diaria, en el vivir cotidiano, en el trapicheo, en los maliciosos regateos de compra venta, de emociones santas, de sentimientos santos, de santos puritanismos, santas perfecciones, de santos deseos, de santas pasiones, de santos perdones, etc., ERA EL MISMO, y no solo, en estas dos grandes religiones, sino que esta especie de muy bien simuladas idolatrías imperdonables por levantarlas delante de Dios e incluso mucho más alto que Este, son común con todas las religiones humanas, donde son y se constituyen, los más importantes cimientos y pilares de las mismas. Cimientos amasados con estos supuestos santos perdones de todos nuestros santos y legalizados pecados, santos errores, santas mentiras, santos robos, santas estafas, santos asesinatos, y benditos los santos empleos esclavos, santas purificaciones, santas salvaciones, etc., y, hasta santos perdones, donde la idolatría, el obviar a Dios y taparlo, con los intereses que producen sus préstamos y créditos bancarios de, emociones, sentimientos, deseos, pasiones, etc., que todo tipo de idolatrías producen, son más importantes que el Mismo Dios. ¡La única diferencia de unas religiones de otras, es EN las formas de negociar, de llevar, de manipular, de trapichear, de comprar y vender, y de entender este tipo de negocios mafiosos que producen buenos rendimientos económicos, y, es un muy buen método de manipulación social para conducir a las gentes religiosas y someterlas a sus conveniencias e intereses egoístas y satánicos, donde esto NO es lo más importante, sino que, lo más importante es lo que PASAN DE CONTRABANDO dentro de nuestras almas cándidas y engañadas, y educadas desde nuestros nacimientos a creer lo que les venga en gana! ¿Entonces qué es lo más importante y qué es, lo que están pasando de contrabando dentro de nuestras almas? ¡Pues que “nos están vendiendo gato y ratón, por león”! ¡Y, además del primer engaño, que es el más importante, porque con el nombre León (Dios), nos están dando gato y ratón (Satanás, Diablo y Lucifer), e introduciéndolos en nuestras adolescentes almas desde nuestras cunas y desde los cariñosos regazos de madres, padres, abuelos, etc.! ¡A esto tenemos que sumar todo timo y estafa, emocional, sentimental, pasional, y de todo tipo de variedades de fes, adaptadas al gusto del consumidor, con tal que salga satisfecho, pague bien, y encima deje una buena propina y se marche muy feliz, pensando que ya han sido perdonados todos sus pecados, asesinatos legales o ilegales, errores, mentiras, robos legales que le hacían cosquillas en su conciencia, robos ilegales que le hacían cosquillas en su nariz, robo de la libertad, del tiempo, de las emociones, sentimientos, pensamientos, deseos y pasiones, de sus pocos o muchos empleados que dependen de ellos, etc.! ¡Y que se marcha muy feliz  pensando que ya ha cumplido con Dios, con su fe, etc.! ¡Y, el engaño, el timo y la estafa, es que en realidad pensando que estábamos felices de haber cumplido con nuestro deber y obligación hacia Dios, y la verdad, ¡es que es todo lo contrario!, ¡y hemos estado cumpliendo con unos rituales satánicos, diabólicos y luciferinos, los cuales estamos ignorantemente santificando y elevando por encima del mismo Único y verdadero Dios! ¡Él cual, pierde su importancia y pasa, no ya a un segundo término o lugar, sino que, nuestro Creador pasa a la cola del pelotón de todas las cosas importantes de nuestras vidas! ¡Y negar estas realidades! ¡Y negar estas emociones, sentimientos, pensamientos, pasiones y deseos, es NO solo engañarnos a nosotros mismos, sino de extender y proseguir y, hacer propaganda de todas estas fes, y religiosas estafas y timos, pretendiendo engañar, estafar y timar, al Dios verdadero de existir, ¡o, por si acaso existiese!, ¡No vaya a ser el caso que sí, exista!

Foto (127)

Amigos, nadie puede negar que yo soy una persona profundamente mística, y que he vivido la fe religiosa católica y musulmana, como el que más, sin llegar nunca a ningún extremo, ni fanatismo. Y he comprendido en mi vulgar sencillez de palurdo ignorante, y de humilde paleto analfabeto de pueblo, que las religiones NO me acercaban a Dios, sino que sí, me unían a grandes grupos de gentes donde uno se siente arropado, acompañado e incluso querido, pero donde el verdadero Dios quedaba tan lejano de sus corazones y conciencias, que era imposible la verdadera comunión con Él. Y, donde en vez de acercarnos siquiera a querer o desear comprender, lo que es Dios, y lo que Dios espera y quiere de nosotros, nos aleja cada vez más y más de Él. Y, como os dije soy una persona profundamente mística, y siempre he estado profundizando en mi alma en busca de respuestas para encontrar a Dios, y, al no hallarlas en las prácticas de nuestras religiones, empecé a distanciarme de ellas y a criticarlas, criticar sus prácticas, sus rituales, sus adoraciones, sus idolatrías, etc., y las corrupciones políticas, empresariales, sociales, etc., al fanatismo por animalismo, fanatismo por la naturaleza, y, a oponerme racionalmente y religiosamente, a la homosexualidad y al feminismo, por ser degeneraciones de orientaciones sexuales y del orden en que Dios creó al hombre y la mujer, etc. Y, “este fue el vaso de agua que colmó la jarra de vino”, porque a partir de aquí se desataron unas crueles, sádicas, morbosas y maliciosas, persecuciones y acosos sobre mí persona y vida, que, “no voy a contar, porque sería infinito relatar”, y, veo que también os resulta infinito de comprender, debido a las cegueras que os provocan los fanatismos religiosos, políticos, empresariales, mafiosos legales e ilegales, etc., que levantáis por encima de Dios mismo, y, fanatismos religiosos que con todas  vuestras devociones y dedicaciones, defendéis con vuestros prestigios, indignidades, bajezas emocionales y sentimentales, pensamientos oscuros, y maliciosas conspiraciones, para hacerme la vida imposible o acabar si os es posible con ella, o, hacerme sufrir, haciendo padecer a propósito al hijo accidentado, e ingresado en un hospital, que intenta a vuestro malicioso pesar, recuperarse.

 

Pues como os decía, NO solo no encontraba a Dios en LA PRÁCTICA de las religiones en nuestras vidas, sino que EN LA PRÁCTICA, las religiones y demás cultos nos alejan del verdadero Dios, y, lo ocultaban detrás de todos nuestros intereses mundanos egoístas, y maliciosamente egoístas, y perversamente egoístas. Y, que, “son estos intereses tan mundanos por cotidianos”, los que precisamente las religiones fortifican, resaltan, catapultan y dan más importancia en nuestras vidas, y en la práctica cotidiana del vivir. Mientras que Dios y lo que Dios Manda, y lo que Dios Aconseja, nos Orienta y Guía, queda oculto detrás o debajo, de lo que precisamente las religiones ensalzan y elevan hasta los cielos, en las prácticas vulgares de nuestras cotidianas vidas. ¿Acaso, tal vez o quizás, esto os resulta difícil de entender o comprender? ¿Es que no sabéis distinguir la verdad de la mentira? ¡Yo sé perfectamente que la mayoría distinguís la verdad de la mentira, pero os negáis a reconocerlo, “porque habéis legalizado vuestras mentiras”, y os resulta todavía mucho más difícil aceptarlo! ¿Pero por qué lo sé? ¡Sencillamente porque, Dios no me ha creado ni más listo, ni más inteligente, que la mayoría de vosotros! ¡Y, si a mí me resulta fácil de comprender y de entender, no veo que tengáis una excusa razonable para no hacerlo vosotros! ¡Excepto la maliciosa excusa de mantener fanáticamente vuestros privilegios jerárquicos egoístas y ambiciosos, sociales, religiosos, económicos, políticos, militares, estatales, amistosos, compañeros, familiares, etc., y, los cuales son para vosotros más importantes que Dios y están incluso por encima de Dios! ¡Y, no pretendáis engañarme, porque yo fui uno de vosotros, y, “esto es lo que hay, es lo que se respira, es lo que se come, es lo que se bebe, es lo que se ve y oye, y, es lo que se siente, se piensa, se desea y nos apasiona, y queda muy bonito”! ¡Pero esto, NO es lo que Dios nos Manda! ¡NI es lo que Dios ESPERA de nosotros! ¡NI ES lo que Dios QUIERE para nosotros! ¡Porque esta realidad que creáis a cada momento, a cada instante, en cada día, es todo lo contrario a lo que ES el reino de Dios y su Justicia, que ÉL nos PROMETE a través de sus Mensajeros y Profetas! ¿Os resulta difícil de ENTENDER esto que os digo, o más bien os resulta imposible de RECONOCER Y ACEPTAR? ¡Pues de verdad os digo que, tan claro como el cielo azul y la noche estrellada, que, no entraréis en el reino de Dios que voy a levantar, mientras no reconozcáis y aceptéis, que casi todo en nuestras vidas lo ponemos delante y por encima de Dios, y, una vez que lo reconozcamos y aceptemos, empezarán a abrirse vuestros corazones a una paz profunda, para sentirnos humildes, arrodillarnos, arrepentirnos de nuestras vidas pecadoras y dedicadas al fomento de todo tipo de maldad, y pedir sincero perdón a Dios. Y si vuestro arrepentimiento es verdadero, Dios lo sabrá al instante y decidirá si perdonaros la vida. Porque a ÉL, solo a Él, corresponde este privilegio, porque solo a Dios, pertenece todo lo que existe, y también la vida, y por supuesto también nuestras vidas.

Cristo Maestro Andar (“ungranmonte.blogspot.com”).

Anuncios